El calor y el adulto contemporáneo

Muchas cosas llegan con la edad.
Algunas buenas, otras no tanto pero ninguna tan contundente como el calor.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *