Mi primer carro

“La Chancleta”, “Veneno”, “Copito”, “El Duque”, “Carrobomba”… El primer carro del adulto contemporáneo es irremplazable: lo mimaba, lo cuidaba, se gastaba su mesada poniéndolo a punto y él, noble y leal, siempre nos devolvió tanto cariño. El verdadero amor recíproco. Gracias por tanto, primer carro.

Share Button