Mi primer carro

“La Chancleta”, “Veneno”, “Copito”, “El Duque”, “Carrobomba”… El primer carro del adulto contemporáneo es irremplazable: lo mimaba, lo cuidaba, se gastaba su mesada poniéndolo a punto y él, noble y leal, siempre nos devolvió tanto cariño. El verdadero amor recíproco. Gracias por tanto, primer carro.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *