Osos financieros

Esa eterna angustia, vacío, calor o sudoración que le generó digitar su clave en un datáfono y esperar la aprobación de la transacción, ya no es un problema.

Con el paso de los años, el adulto contemporáneo se hace responsable de sus finanzas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *