Osos financieros

Esa eterna angustia, vacío, calor o sudoración que le generó digitar su clave en un datáfono y esperar la aprobación de la transacción, ya no es un problema.

Con el paso de los años, el adulto contemporáneo se hace responsable de sus finanzas.

Share Button